Noticias de la rebelión, la rebelión está en todas partes

Renny Cushing: ¿Un socio de la policía que busca el silencio de Mumia Abu-Jamal puede limpiar su imagen en México?

barrapunto  Tuenti  twitter  facebook  Meneame  google

¿Cómo es posible que una persona sin dignidad ofrezca algo al Movimiento por la Paz y Justicia con Dignidad?

ACTUALIZADO: Documentos que respaldan acusaciones contra Renny Cusching.

La política de la muerte: Echando a Mumia Abu-Jamal debajo del autobús escrito por Dave Lindorff (29 junio 2010)

Memorandum confidencial de la WCADP para censurar a Mumia Abu-Jamal en la IV Conferencia contra la pena de muerte realizada en Suiza en 2010.





Para Renny Cushing: Que la luz y sombra de Mumia Abu-Jamal te siga todos los días de tu vida. Que te vuelva el estómago cada vez que te veas en el espejo. Y que tu retrato se cuelga en la galería de la Orden Fraternal de Policía para siempre.
Durante 29 ½ años el estado norteamericano ––sus policías, sus fiscales, sus cortes, sus medios de comunicación–– han buscado el silencio final del periodista africano-americano revolucionario Mumia Abu-Jamal. Ahora tienen unos cómplices auto-denominado “abolicionistas” que hacen su tarea. Uno de ellos está de visita en México aparentemente para limpiar su sucia imagen, colándose al movimiento por la Paz y Justicia con Dignidad impulsado por el estimado poeta Javier Sicilia y asumido por el EZLN y miles de mexicanos. Se llama Renny Cushing. Y surgen varias preguntas. Primero que nada, ¿cómo es posible que una persona sin dignidad ofrezca algo a este movimiento?
¿Quién es Renny Cushing? Ex activista antinuclear y oponente de la pena de muerte, es un político del partido Demócrata en EU y diputado del Estado de Nueva Hampshire varias veces y Director de la organización “ Murder Victims’ Families for Human Rights” (Familias de Víctimas de Homicidio por los Derechos Humanos).
¿Qué hace en México? El viejo amigo y mentor de Al Giordano fue invitado por Narco News para ser profesor en su Escuela de Periodismo Auténtico de Narco News en mayo de 2011. http://www.narconews.com/Issue67/article4278.html


¿Qué tiene que ver un político aliado con uno de los grupos policiales más brutales de EU con el periodismo auténtico? No sabría decirles.

¿Qué pretende hacer aquí ahora? Para la desgracia de Javier Sicilia, el EZLN y todas y todos los mexicanos que están en el proceso de construir un movimiento por la Paz y Justicia con Dignidad, Renny Cushing se ha metido como uno de los organizadores norteamericanos que participará en la nueva Caravana de Cuernavaca para Cd. Juárez el 4 de junio. Esto se reportó en un artículo de Lucero Mendizábal publicado en Narco News el 22 de mayo, 2011. http://www.narconews.com/Issue67/articulo4419.html
Lo que el artículo de Narco News no menciona

Es muy posible que la reportera no sepa que Cushing era uno de los supuestos abolicionistas que intentaron callar a Mumia Abu-Jamal el 4 de marzo de 2010, cuando salieron airados del IV Congreso contra la Pena de Muerte en Ginebra, Suiza, en protesta contra la participación por teléfono del preso político condenado a muerte.
También es dudable que Javier Sicilia sepa de este vergonzoso episodio.
Y la obvia pregunta queda en el aire: ¿Al Giordano lo sabía cuando invitó a Cushing a México?
¿El motivo de los dirigentes? En un memorándum confidencial fechado el 21 de diciembre de 2009, ya habían explicado por qué han caído tan bajo: ¡No quieren ofender a la Orden Fraternal de Policía, (FOP)! ¿Por qué? Porque quieren su apoyo para poner fin a la pena de muerte en Estados Unidos.
¿Cómo lo supo la gente? En su artículo “La política de la muerte: Echando a Mumia Abu-Jamal debajo del autobús”, publicado en su sitio “Esto no puede estar pasando” http://www.thiscantbehappening.net/node/117, el escritor Dave Lindorff saca a la luz la sórdida propuesta. Dice que los dirigentes habían firmado un memorándum confidencial dirigido a los organizadores franceses del Congreso Mundial titulado “El involucramiento de Mumia Abu-Jamal pone en peligro la Coalición Estadounidense por la Abolición de la Pena de Muerte.” (ambos documentos pueden leerse en español al final de este artículo)
El memo firmado por Cushing y demás dirigentes dice: “En 1999, la asociación más grande del mundo de agentes profesionales, la FOP, anunció un boicot de las organizaciones e individuos que apoyan a Abu-Jamal. Los congresistas federales del Senado y de la Casa de Diputados han promovido leyes que critican el nombramiento de calles en honor de Abu-Jamal. El resultado es que Abu-Jamal, y no la abolición de la pena de muerte, se vuelve el tema central. Esto es peligrosamente contraproducente al movimiento abolicionista en EU”.
Es decir, la campaña de la FOP contra Mumia Abu-Jamal ha sido constante y despiadada, pero los abolicionistas no debemos combatir esta campaña sino abandonar al preso más emblemático de la lucha contra la pena de muerte.
El memo sigue: “Las voces de los Inocentes, las voces de las Víctimas y las voces de los Policías son los factores más persuasivos en cambiar la opinión pública y las opiniones de los políticos y líderes mediáticos. El enfoque en Abu-Jamal…amenaza con enajenar a estos socios más importantes”.
Sí, cómo no, en un estado policiaco como Estados Unidos, a los activistas no les queda otro remedio excepto aliarse con la Policía. Ah sí, y con los Inocentes y las Víctimas. Parece que a pesar de que Mumia siempre ha mantenido su inocencia en la muerte del policía Daniel Faulkner el 9 de diciembre de 1981, y a pesar de haber sido injustamente enjaulado bajo condiciones de tortura durante 29 ½ años, estos términos no se aplican a él. Mumia no forma parte de los grupos de “socios más importantes” de los mandamases del movimiento.
Entonces Renny Cushing y demás piensan que es apropiado aislar y expulsar a un digno preso político que ha atraído miles de personas al movimiento abolicionista a partir de la publicación de su primero libro, En vivo desde el corredor de la muerte (1995), en el cual pone una cara humana en las horrorosas estadísticas sobre la destrucción oficial de vida tras los muros.
También piensan que está my bien hacer cualquier cosa para complacer a la propia organización policial que ha estado intentando asesinar a Mumia durante más de 29 años, una organización que es responsable para miles de muertes, encarcelamientos, golpizas y actos de terror en las calles de Filadelfia y la nación entera.
Cabe destacar que los homólogos de la FOP en México son responsables por una gran parte de la violencia contra los ciudadanos de este país.
¿Qué es lo que tiene que ofrecer Renny Cushing al movimiento que ahora se construye en México? Al sufrir la muerte de su hijo, Javier Sicilia dio voz a los sentimientos de miles de mexicanos que han salido a las calles para gritar “¡Estamos hasta la madre! El poeta no sólo ha tenido el valor de denunciar a los políticos, a los partidos políticos, al narco y al gobierno, sino también de llamar al renuncio del máximo dirigente de la policía en México, Genaro García Luna.
¿Y qué haría el político Renny Cushing en su lugar? ¿Lamerle el culo a García Luna para ganar su aprobación? Esto sería congruente con su práctica. ¿El contubernio con los máximos autores de la violencia es el camino a la paz? ¿Así se logra la justicia? ¿Así se muestra la dignidad? Esto es lo que podemos esperar de Renny Cushing.
¿Y qué es lo que tiene que ofrecer Mumia Abu-Jamal a nuestros movimientos?

Aquí abajo se reproduce una entrevista que le hizo Marlene Martin de la Campaña para Poner Fin a la Pena de Muerte:
MAJ: Les agradezco mucho por su maravilloso apoyo. Cuando me leyeron el memo, sentí una extraña mezcla de rabia e incredulidad. El documento dice volúmenes sobre el movimiento y por qué está tan moribundo. De nuevo, las élites blancas patrullan al movimiento, asegurando que no esté demasiado “radical” y que esté aceptable para el sistema. ¡Este no es un movimiento! ¡Es un retroceso!
MM: Cuando te enteraste de que un grupo de abolicionistas salieron de un Congreso para protestar tu llamada, ¿cuál fue tu reacción?
MAJ: Pues, yo no conocía a estos individuos, por eso no encontré el sentido en lo que hacían…
MM: ¿Los abolicionistas deben ser socios con la policía?
MAJ: No debemos tomar el papel de los abolicionistas a la ligera. Eran revolucionarios peleando contra una de las instituciones más ricas y poderosas en la sociedad americana: la esclavitud.
¿Sabes cuál grupo los abolicionistas de aquellos tiempos nunca se molestaron con reclutar? Los dueños de esclavos. Sabían que sería una pérdida de tiempo. El movimiento actual que usa el mismo nombre no ha aprendido esa lección de la historia.
No nos olvidemos cómo Lincoln odiaba a los abolicionistas con una pasión y los denigraba en sus discursos. El pensar en los policías de hoy como abolicionistas es tan absurdo como pensar en los propietarios de esclavos actuando en contra la fuente de su riqueza y estatus.
MM: El memo dice: “El apoyo de los policías es imprescindible para lograr la abolición en Estados Unidos”.
MAJ: Los abolicionistas deben estudiar con mucha profundidad la historia de sus antepasados y sacar las lecciones. Su historia es de lucha ––a veces impopular, siempre controvertida, pero socialmente transformadora. No pueden hacer tratos con el diablo y esperar otra cosa que el infierno.
MM: Para ganar la abolición, ¿debemos ser más prácticos y menos radicales? Es la implicación del memo.
MAJ: Desgraciadamente el movimiento le hace eco a la historia aquí, porque después de que la Unión ganó en la Guerra Civil, los abolicionistas guardaron sus pancartas, callaron sus canciones y declararon la victoria. Al retirase, permitieron que la Reconstrucción fuera un tibio fracaso.
Cuando salieron del campo, esto permitió que los políticos traicionaran a millones de Africanos recién liberados, dejándolos a la merced de los ex Confederados, quienes lanzaron una campaña de terror contra ellos que duró durante todo un siglo.
Dijo Frederick Douglass: “Sin lucha, no hay avance.” No hubo lucha, y ¡adivina qué¡ ¡Tampoco hubo avance!
MM: ¿Qué es lo que los abolicionistas debemos hacer?
MAJ: Hay que asumir lo que veneramos, lo que recordamos. Que seamos abolicionistas fortalecidos por los aportes de nuestros antepasados, negros y blancos. Que luchemos para avanzar. Que construyamos el movimiento, haciéndolo más negro, más latino y más de la clase obrera. Que entendamos que los movimientos sociales cambian la historia.
MM: ¿Has recibido una disculpa de alguien que salió del Congreso en protesta?
MAJ: Ninguna disculpa (al menos que, como el memo, la guardaron como un secreto).
http://www.prisonradio.org/1-5-11CampaignToEnd%20The%20DeathPenaltyInterview.html


La política de la muerte: Echando a Mumia Abu-Jamal debajo del autobús
Tue, 06/29/2010
por Dave Lindorff 

“Me uniría con cualquier persona para hacer lo correcto y con nadie para hacer algo mal.”
–Frederick Douglass

La noche del 4 de marzo de 2010, los participantes en el IV Congreso Mundial en Contra de la Pena de Muerte en Ginebra, Suiza, se habían reunido desde todas partes del globo para una dramática noche de las Voces de las Víctimas. Sin embargo, se puso más dramática de lo que se había esperado cuando de pronto un teléfono celular sonó y Robert R. Bryan, el abogado de Mumia Abu-Jamal [en aquel momento], saltó al escenario para anunciar que su cliente acaba de llamar desde el corredor de la muerte en el estado de Pensilvania.
El público se sentaba en atento silencio mientras el moderador sostenía el teléfono junto al micrófono. Abu-Jamal, quien había estado en el corredor de la muerte durante 28 años después de una ampliamente disputada condena por el asesinato del policía Daniel Faulkner en Filadelfia, saludó a los delegados y entonces, como lo ha hecho en muchas otras ocasiones anteriormente, describió los horrores de la vida en prisión para las 20,000 personas en el mundo que esperan la ejecución.
Un pequeño grupo de líderes del grupos abolicionistas de la pena de muerte en Estados Unidos, encabezado por Renny Cushing, el director ejecutivo de Murder Victims\’ Families for Human Rights, MVFHR (las Familias de Víctimas de Homicidio por los Derechos Humanos), salieron con paso airado del salón. Sin embargo, dos integrantes de la organización se quedaron: Bill Babbitt, cuyo hermano Manny, un veterano de Vietnam que sufría del estrés post-traumático, fue ejecutado en California; y Bill Pelke, cuya abuela fue asesinada por una chica a quien él posteriormente ayudó a evitar la ejecución. Babbitt subió al escenario con Bryan durante las breves palabras de Abu-Jamal.
Lo que no sabían Babbitt, Pelke, Abu-Jamal y Bryan en aquel momento fue que en diciembre [de 2009] unos líderes e individuos de las mesas directivas de varias de las organizaciones en el movimiento abolicionista estadounidense habían firmado ––sin que sus mesas directivas o su membrecía lo supiera–– un memorándum “confidencial”, el cual les envió a los organizadores franceses del Congreso Mundial, declarando bruscamente que, “Como representantes del movimiento abolicionista estadounidense, no podemos aceptar el involucramiento de Abu-Jamal o de sus abogados en el Congreso Mundial más allá de sus asistencia.”
Anunciado como un documento de “los integrantes estadounidenses de la Mesa Directiva” de la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte (aunque ellos no representaban una lista inclusiva de los integrantes de ese comité), y titulado, “El involucramiento de Mumia Abu-Jamal pone en peligro la coalición estadounidense por la abolición de la pena de muerte”, el memo alegaba que los organizadores franceses del Congreso Mundial, Juntos contra la Pena de Muerte (ECPM), habían programado la participación de Abu-Jamal “por encima de objeciones”. El memo también afirmaba que el movimiento abolicionista en Estados Unidos pretende “cultivar” el apoyo de la ultra-conservadora Orden Fraternal de Policía (FOP), una organización representando alrededor de 35,000 policías en EU que aboga por la ejecución de Abu-Jamal y todos los demás presos encontrados culpables del asesinato de policías. La FOP, decía el memo, ha “anunciado un boicot de las organizaciones e individuos que apoyan a Abu-Jamal”, y por eso, cualquier cosa que el Congreso hiciera para apoyar su causa, sería “peligrosamente contraproducente para el movimiento abolicionista en EU”.
ThisCantBeHappening! (Esto no puede estar pasando) obtuvo una copia del memorándum secreto la semana pasada. (Está publicado en:  http://www.thiscantbehappening.net/node/116 y puede leerse más abajo)
Cuando lo mostramos a otros integrantes de las mesas directivas de las organizaciones cuyas oficiales o integrantes individuales lo habían firmado, las respuestas iban desde la consternación hasta el horror. El hermano de Babbitt, Manny, fue asesinado como el directo resultado de un sistema judicial corrupto en California que exigía sus ejecución, aún cuando el testimonio médico reveló que la abuela que él supuestamente asesinó en realidad murió del choque que recibió cuando lo descubrió entrando en su departamento a fuerzas. A Babbitt le fue ocultada la noticia del memo aún cuando él formaba parte de la mesa directiva de MVFHR. Dijo, “Las últimas palabras de mi hermano Manny eran que yo siempre debo tomar el camino alto, y para mí, esto significa decir la verdad y ser abierto y transparente”. Con respecto al contenido del memo, agregó: “Creo que echar a Mumia debajo del autobús es el camino equivocado en el movimiento abolicionista. No puedes hacer tratos con un lobo que pretende devorarte”.
Robert Meeropol, hijo de Ethyl y Julius Rosenberg, ejecutados como espías en 1953, también es un integrante de la mesa directiva de MVFHR. De viaje en Asia de parte de la organización, dijo a través de un staffer en EU que él no sabía del memo, y agregó que él “apoya plenamente un nuevo juicio para Mumia Abu-Jamal”. 
No hubo respuesta a varias llamadas para Cushing o Lowenstein, aunque alguien trabajando en la oficina de la MVFHR en Boston, Susanna Sheffer, dijo: “Este es un asunto muy complicado. Hay que entender la profundidad y la textura de esto”.
También sorprendido por el memo era el actor Michael Farrell, presidente del grupo abolicionista en California, Death Penalty Focus, DPF (Enfoque en la Pena de Muerte). Farrell, quien ha apoyado un nuevo juicio para Abu-Jamal durante muchos años, dijo que él nunca había visto el memo aunque fue firmado por una integrante de la mesa directiva de DPF, la abogada Elizabeth Zitrin.
Otras personas que firmaron el memo eran Thomas H. “Speedy” Rice de la National Association of Criminal Defense Attorneys (Asociación Nacional de los Abogados de Defensa), Kristin Houlé de la Texas Coalition to Abolish the Death Penalty (Coalición Tejana para la Abolición de la Pena de Muerte) y Juan Matos de Juan de la Puerto Rican Bar Assn (Asociación de los Abogados Profesionales de Puerto Rico).
Bryan, un abogado defensor con experiencia en casos capitales, quien formaba parte de la Campaña Nacional por la Abolición de la Pena de Muerte durante 10 años, 3 de las cuales era Presidente, dijo: “En todos mis años como activista contra la pena de muerte, nunca he escuchado de un individuo o grupo en esta lucha seleccionando a alguien como una excepción a nuestra campaña por la abolición de la pena capital. Todos se tratan igual. El seleccionar a alguien y decir que esta persona no vale la pena es escalofriante. ¡En dónde dibujamos la línea? Vamos a excluir a gente acusada de asesinar a los policías? ¿A gente acusada de asesinar a mujeres viejas? ¿A gente acusada de asesinar a niños? ¿En donde nos paramos? ¡Es espantoso!”
Heidi Beghosian, directora ejecutiva del National Lawyers Guild [Gremio Nacional de Abogados], una organización in la primera fila de la campaña contra la pena de muerte en EU durante muchos años, quien no fue avisada del plan de difundir el memo de parte de la Mesa Directiva Estadounidense de la Coalición Mundial, a pesar de la membrecía del NLG en la WCADP, condenó rotundamente el esfuerzo secreto para silenciar a Abu-Jamal en el Congreso de marzo de 2010.
“El caso de Mumia Abu-Jamal es emblemático de las fallas inherentes en el sistema del castigo capital”, dijo. “Su castigo por unos líderes del movimiento abolicionista demuestra exactamente lo que está mal con el sistema. Es un sistema esclavizado a los caprichos y prejuicios personales de la policía, el fiscal, el juez y el jurado. Aunque cultivar ciertas voces de las personas responsables de aplicar la ley puede ayudar en los esfuerzos para lograr la abolición, esto no debe ser a costo de destacar un caso que encarna algunas de las acciones más reprensibles de parte de la policía, el fiscal y los jueces. La poderosa FOP y sus duros esfuerzos para denigrar a Abu-Jamal y sus partidarios, no deben ser el barómetro por el cual los líderes abolicionistas miden sus prioridades estratégicas. Los integrantes del movimiento abolicionista deben trabajar juntos y no aumentar la censura y el ostracismo de un inquilino del corredor de la muerte.”
Lo que hace particularmente espantoso el comportamiento petulante y manipulativo, como expresado en el memo secreto y su cínica amenaza de retirarse del Congreso, es que la detención, el juicio y el proceso de apelaciones de Abu-Jamal ha sido, como Boghosian señala, un caso ejemplar de la corrupción, de hechos delictivos y abusos de la policía y la fiscalía. Desde el principio, hasta antes de su detención, el caso de Abu-Jamal fue envenenado por el apetito policial por la venganza. Aunque él había recibido una bala por el pulmón y el hígado, disparado por el revólver de servicio del oficial Faulkner, y estaba en peligro de morir de la sangría interna que estaba llenando sus pulmones de sangre, Abu-Jamal fue abandonado en una patrulla durante casi media hora antes de que por fin lo llevaran a la sala de urgencias del hospital, donde algunos empleados del hospital y por lo menos un policía observaron a los oficiales patear y golpearlo antes de entregarlo.
Durante el proceso de selección del jurado al principio del juicio, el juez Albert Sabo, quien era sheriff del condado e integrante de la FOP antes de ser juez, fue escuchado por otro juez y su estenógrafa decir a su secretario al salir de la sala del tribunal a través del cuarto de vestir, “¡Sí, y les voy a ayudar a freír ese nigger!
Durante el tortuoso proceso de apelaciones, tanto los tribunales estatales como los federales han , torcido sus reglas desvergonzadamente y violado sus propios precedentes para negarle a Abu-Jamal los beneficios de los precedentes concedido a otros apelantes por rutina. El juez del Tribunal de Apelaciones del Tercer Circuito, Thomas Ambro, presentó una mordaz opinión de disención al dictamen de sus dos colegas, quienes efectivamente crearon nueva ley al rechazar el argumento de Abu-Jamal bien fundamentado en el caso Batson con respecto al prejuicio racial durante la selección del jurado a principio de sl juicio. Apenas ocultando su indignación, el juez Ambro escribió: “Previamente nuestro tribunal ha reconocido los méritos de los argumentos Batson sobre la revisión de habeas en casos donde el apelante no hizo un objeción a tiempo durante la selección del jurado, así señalando que nuestro Circuito no tiene una regla federal contemporánea de objeción. Y no veo ningún motivo por qué no deberíamos otorgarle a Abu-Jamal la cortesía de nuestros precedentes”. Agregó: “No sé por qué hemos escogido este caso para apartarnos de ese razonamiento”.
El propio Abu-Jamal, entrevistado por teléfono el viernes pasado desde su celda en el corredor de la muerte de la prisión supermax SCI-Greene en el oeste de Pensylvania, condenó el intento de silenciarlo en el Congreso y de aislarlo del movimiento abolicionista estadounidense. “En realidad, están haciendo tratos con el diablo,” dijo, con respecto a los argumentos que el movimiento abolicionista estadounidense intenta ganar el apoyo de la FOP. “Como yo soy de Filadelfia, mis instintos me dicen que han recibido dinero de alguien, aunque no tengo pruebas de esto”. Agregó: “Esta acción secreta es una amenaza para el movimiento abolicionista entero. Están diciendo que no deberíamos pelear porque la oposición (a la abolición) es demasiado fuerte. Si tienes esta actitud, ¿por qué deberíamos tener un movimiento abolicionista?”
La pena de muerte para Abu-Jamal fue revocada por un juez federal en 2001, pero [en enero de 2010] la Suprema Corte de Estados Unidos devolvió el caso al Tercer Circuito donde podría estar impuesta de nuevo. Desde el aislamiento del corredor de la muerte, donde permanece en buena medida gracias a la presión de la FOP de Pensilvania, Abu-Jamal mantiene su inocencia. Describe a los firmantes del memo como “co-conspiradores,” y dice que son “ingenuos” si creen que pueden ganar el apoyo de la FOP al abandonarlo a su suerte.
Continuó: “Si los abolicionistas de la esclavitud hubieran adoptado esta actitud en 1860, y si hubieran dicho, bien, vamos a liberar a todos los esclavos MENOS los rebeldes que tengan un precio sobre su cabeza como Harriet Tubman y Frederick Douglass, todavía tendríamos la esclavitud hoy en día.” Abu-Jamal comentó que parece que el movimiento abolicionista ha perdido el norte y que debería ser más amplio para reflejar la población de los corredores de la muerte nacionales, donde casi todo el mundo es pobre y donde 53% de los presos condenados a muerte son gente de color.
Traducción: Amigos de Mumia México


Memorándum Confidencial al ECPM [Juntos contra la Pena de Muerte] de los integrantes estadounidenses del Comité Directivo de la WCADP [Coalición Mundial en contra de la Pena de Muerte]
“El involucramiento de Mumia Abu-Jamal pone en peligro la coalición estadounidense por la abolición de la pena de muerte”
Lunes, 06/28/2010
ECPM, de manera unilateral y por encima de objeciones, ha tomado la decisión de darle al caso de Mumia Abu-Jamal un papel prominente en el próximo IV Congreso Mundial en Contra de la Pena de Muerte, incluyendo la participación de los abogados del señor Abu-Jamal y su participación directa por teléfono. Los integrantes estadounidenses del Comité Directivo de la Coalición Mundial en contra de la Pena de Muerte no estamos de acuerdo con esto porque será contraproducente a nuestro esfuerzo para lograr la abolición en nuestro país.
El caso de Abu-Jamal, sean cuales sean sus méritos, funciona como un pararrayos que galvaniza a los opositores de la abolición y neutraliza los grupos claves de votantes con respecto a la causa de abolición. El seguir con concederle innecesariamente a Abu-Jamal un enfoque de la atención atrae a nuestros oponentes más fuertes y enajena a nuestros socios en la coalición en un momento cuando nos hace falta construir alianzas y no fomentar el odio y la enemistad.

Aunque Abu-Jamal todavía atrae un poquito de atención positiva fuera de Estados Unidos, esto representa un alto costo para el esfuerzo abolicionista en EU. En 1999, la asociación más grande del mundo de agentes profesionales, la Orden Fraternal de Policía (FOP), anunció un boicot de las organizaciones e individuos que apoyan a Abu-Jamal. Los congresistas federales del Senado y de la Casa de Diputados han promovido leyes que critican el nombramiento de calles en honor de Abu-Jamal. El resultado es que Abu-Jamal, y no la abolición de la pena de muerte, se vuelve el tema central. Esto es peligrosamente contraproducente al movimiento abolicionista en EU.
Las voces de los Inocentes, las voces de las Víctimas y las voces de los Policías son los factores más persuasivos en cambiar la opinión pública y las opiniones de los políticos que toman las decisiones y los líderes mediáticos. El seguir con poner de relieve a Abu-Jamal, quien ha tenido tanta atención pública durante tantos años, amenaza con enajenar a estos tres socios más importantes.
El apoyo de los oficiales que aplican la ley es esencial para lograr la abolición en Estados Unidos. Para la estrategia nacional de los activistas abolicionistas y los abogados en Estados Unidos, es esencial que cultivemos las voces de los policías, los fiscales y los expertos en la aplicación de la ley para apoyar nuestra convocatoria a poner fin a la pena de muerte. Esto era clave en Nueva Jersey y en Nuevo México, y es fundamental para lograr la abolición en todas partes de Estados Unidos. Será un enfoque principal en 2010 y posteriormente. Hemos empezado a hacer verdaderos avances con oficiales policiales y fiscales para que levanten la voz contra la pena capital como una estrategia fracasada.
«En una encuesta nacional difundida en 2009, los jefes de policía a nivel nacional consideraban la pena de muerte como la opción más baja en sus prioridades para la efectiva reducción del crimen. Los oficiales no creían que la pena de muerte funcionaba como un freno al asesinato, y lo consideraba como uno de los usos más ineficientes del dinero de los contribuyentes en luchar contra el crimen …. ” Death Penalty Information Center (Centro de Información sobre la Pena de Muerte) , “La Pena de Muerte en 2009: Informe Anual”, 18 de diciembre de 2009.
Si el IV Congreso Mundial le concede a Abu-Jamal y sus abogados el enfoque y la atención propuestos por la ECPM, el movimiento abolicionista estadounidense sufrirá un grave retroceso que hará daño directo a las delicadas alianzas que estamos construyendo con grupos claves. Como los representantes internacionales del movimiento abolicionista estadounidense, no estamos dispuestos a aceptar el involucramiento de Abu-Jamal o sus abogados en el Congreso Mundial, más allá de su asistencia.
Por estos motivos, el otorgarle a Abu-Jamal el escenario del Congreso Mundial nos obligará a considerar cómo podemos distanciar nuestros programas para proteger nuestras alianzas vitales con nuestros socios y grupos de votantes claves. Para abogar con eficacia [para la abolición] dentro de Estados Unidos, debemos seguir y seguiremos con nuestra propuesta estratégica con nuestros aliados principales y nuestros socios en evolución. El destacar el caso del señor Abu-Jamal de acuerdo con la propuesta de la ECPM, nos presenta con un riesgo inaceptablemente alto de fragmentar una alianza en desarrollo, pero aún frágil, con los grupos de votantes de importancia vital- los grupos que pueden ayudar a nuestro movimiento lograr la meta de la abolición o, por otro lado, severamente entorpecer nuestros avances.
Elizabeth Zitrin (DPF), Renny Cushing and Kate Lowenstein (MVFHR), Speedy Rice (NACDL), Kristin Houle (TCADP), Juan Matos de Juan (PRBA)
21 de diciembre de 2009
Traducción: Amigos de Mumia México